Utilizar la inteligencia artificial ayuda en beneficio al medioambiente

La inteligencia artificial ayuda a comprender y analizar datos no estructurados los cuales son captados por sensores, señal que en el medioambiente aprovecha para optimizar la eficacia en la toma de decisiones, suplantando la indecisión humana por la exactitud de la máquina.

Hoy día la IBM ha recolectado un gran número de datos de distintas partes del mundo, como cambios en las radiaciones, cambios en los vientos, entre muchos otros que actualmente pueden ser usados y traducidos en relación a temas de impacto.

La predicción de incendios forestales es una de las aplicaciones que usa a través de distintos programas tecnológicos de cómo se debe colocar sensores en los árboles de los bosques.

Igualmente se basan en el historial de los comportamientos climáticos de cada región y detectar las zonas de calor por si estas presentan cambio o variaciones. Este monitoreo exhaustivo de la cubierta forestal permite dar recomendaciones simples y determinantes al mismo tiempo. Por ejemplo, señalando a las autoridades qué rincones de su país están más secos y se deben regar.

Apartando los bosques, la inteligencia artificial es aplicada en las ciudades, específicamente a los edificios inteligentes.

Estas variables como el consumo de energía, la ubicación geográfica, el clima, las horas de tráfico y los eventos que suceden alrededor, pueden ayudar a reducir la energía que utiliza el edificio y, por tanto, su impacto ambiental.

Asimismo, la agricultura igualmente puede obtener bastante beneficio, ya que a partir de los datos meteorológicos y los que captan los sensores colocados en los tractores, el agricultor tiene una amplia asesoría en su toma de decisiones. Saber cómo se ha comportado la lluvia, a facultad del especialista, permite decidir mejor a los gobiernos sobre cuándo realizar campañas de concientización de ahorro de agua.

Dejar un comentario