Las quemaduras de la piel

Son  lesiones que se producen en  la piel a partir de agentes físicos o sustancias químicas. Esta situación en la piel dilata los vasos sanguíneos y envejecen la misma. Las quemaduras de segundo grado en la piel, hacen que se produzcan bombitas y éstas se convierten en llagas.

Los dolores y el ardor son insoportables, la parte de la piel que se levanta se pone tiesa y tostada lo que hace mas difícil que se cure.  En algunos casos llegan a destruir los tejidos, se forman  ostras y la piel queda como muerta.

Las quemaduras de tercer grado son infecciosas, hay que tratarlos con mucho cuidado.  En los hospitales existen área de quemados en donde reciben atención este tipo de pacientes que son difíciles de tratar en la casa.  Las quemaduras se deben tener muy limpias para que no les caigan bacterias que se aniden en la piel contaminándose y generando infecciones que cuando se sanan dejan marcadas cicatrices.

Las ampollas que aparecen en el desarrollo de la infección no se deben reventar  Se debe lavar la zona afectada por algunas sustancias químicas y suficiente agua  eliminar los restos de costras que puedan  quedar en la piel.

También están las quemaduras solares que son frecuentes en la piel con  características similares a las que produce el calor. Este tipo de quemaduras se producen por exponer la piel a los rayos solares por horas durante el día, cuando esté en la plaza o un mercado y la piel no ha sido cubierta por un protector solar.  La piel quemada y maltratada por el exceso de sol termina por descamarse, se pueden contraer  e inflamar infecciones por bacterias en la piel, pueden aparecer cicatrices, envejecimiento de la piel y melanomas .  El lavado debe hacerse con abundante agua y bicarbonato sódico.

Se lava la zona afectada, se rehidrata la piel y se recupera. Para prevenir infecciones no se debe exponer el cuerpo a los rayos solares hay que proteger la piel con cremas fotoprotectoras para que la piel pueda rejuvenecerse. Los rayos solares son más intensos en las alturas de las montañas que en los  niveles bajos.  Las zonas más delicadas como labios, nariz, pómulos, orejas y el abdomen, deben protegerse a la sombra para que sanen más rápidamente.

Dejar un comentario