La familia y el consumo

El marketing también se aplica a la familia como consumidor.  Esta disciplina está orientada a satisfacer las exigencias de la familia padre, madre e hijos hacia una cultura práctica y segura.  La subsistencia de la familia en los países desarrollados donde los padres tienen más recursos y existen además sistemas de protección social y pueden pagar los estudios de sus hijos en universidades privadas o los hijos de familias que les tienen que costear sus estudios con préstamos, créditos o becas.

En los países más pobres de Latinoamérica los jóvenes universitarios no tienen con qué pagar un alojamiento o residencia estudiantil por los altos de niveles de desempleo y los bajos salarios lo cual obligan a las personas que los hijos casados vivan con su padres o los padres y los hijos vivan con sus abuelos u otros parientes.

En grupos de pobreza extrema hay situaciones en la que tres o cuatro familias viven en una misma casa, es el caso de las vecindades, dado que los más pobres de las ciudades tienen empleos temporales y no les permite organizarse y tener un hogar propio.

No significa esto, que los más pobres no puedan mejorar sus niveles de vida a través de sus ingresos y su calidad de vida, la cultura, el estudio y el trabajo.  Por otro lado se encuentran los grupos de familia por afinidad que son con los cuales se comparten gustos y costumbres comunes, lazos de afecto criado y crecido juntos y para efectos del marketing es que la familia aprenda una forma de comportamiento social específica que la identifique.

También hay otros casos interesantes donde interviene el marketing aplicado para efectos del comportamiento del consumidor a todas aquellas familias que viven bajo un mismo techo.  En países  como Panamá, República Dominicana y Venezuela donde todavía existen grandes casonas coloniales, las mismas han sido distribuidas de tal manera que lograr alojarse varias familias que no corresponden a un verdadero concepto de hogar.

En la selva  amazónica viven familias tradicionales de muchos lugares de Latinoamérica y se agrupan para vivir en una sola casa, como las tribus de indios americanos que se concentran en comunas que son compartidas.

El concepto propiamente dicho tiene una aplicación directa en las estrategias de mercadotecnia con la familia consumidora.

Dejar un comentario