Construcciones con acero una idea formidable

La modernidad ha permitido avances en todos los estamentos de la vida cotidiana, y en el sector de la construcción esta ha sido una constante, no solamente en la ingeniería o la arquitectura, sino que en el diseño y en la estructura las construcciones con acero han ido cambiando y siendo vanguardia en ese sentido.

La maleabilidad del acero o de cualquier otro material con estas características es una de las principales razones por las cuales el acero por ejemplo está presente en la mayoría de las construcciones, formando parte fundamental de los materiales en las estructuras del diseño, y otros sectores propios de una construcción de envergadura.

Este es un material que está en capacidad de soportar cualquier tipo de deformación, con este nivel de ductilidad,   puede aguantar mayores esfuerzos de tensión sin presentar falla alguna, sumado al hecho de que posee un alto nivel de resistencia lo cual le permite absorber grandes cantidades de tenacidad.

Ventajas de construcciones con acero

Dentro de las múltiples ventajas que tiene este noble metal, encontramos su versatilidad, pues se puede utilizar en cualquier tipo de construcción, sea esta una obra civil, aeronáutica e industrial. Su fortaleza le da el permiso a los diseñadores o arquitectos de presentarlo de cualquier manera y así sorprender con sus grandes proyectos.

El construir con acero, permite hacer  cambios estructurales a las obras y producto de esto, incorporar o adicionar otros requerimientos que hagan falta para su proyecto, además las obras elaboradas con este  material, también permite que sea reforzada para soportar alguna carga adicional.

El acero tiene a facultad de contribuir con el ambiente, pues sus presentaciones son altamente reciclables, no genera desperdicios y lo más importante es muy económico ya que el construir con estructuras de acero es más rentable de lo que significa hacerlo con concreto u hormigón.

La nobleza del acero en cuanto a su flexibilidad, resistencia y durabilidad lo hace una opción realmente positiva para aquellas construcciones que se realizan en sitios donde se sospeche que están bajo amenaza de honda sísmica o que esté proclive a movimientos telúricos.

Las construcciones en acero son terminadas en menos tiempo que las que observamos habitualmente, por otro lado son como ya referíamos antisísmicas, de manera que ofrecen una mayor seguridad, por supuesto dependiendo de lo ambicioso del proyecto a ejecutar.

El acero además es resistente a la fatiga y posee  la capacidad de laminarse a cualquier dimensión, facilitando el montaje de la estructura, la cual ajustada con los tornillos, soldaduras y remaches adecuados y de buena calidad, es perdurable en el tiempo.

Por ser un metal, es resistente entre otras cosas al desgaste natural u otra circunstancia que haya elaborado el hombre, a lo cual se suma su resistencia  a la oxidación, el fuego, la putrefacción y por supuesto a la plaga más temida, las termitas

Gracias al acero, las grandes obras arquitectónicas y proyectos de la ingeniería civil son hechas realidad, pues este metal que se utiliza permite que estas obras sean cada vez más modernas y capaces de amoldarse a las necesidades elementales de las grandes ciudades o también de pequeños proyectos en las ciudades menos cosmopolitan. Más información en: Steel Buildings.

Dejar un comentario