Lun. Jun 14th, 2021
Cohete chino fuera de control

Los días de especulaciones e incertidumbre sobre la caída del cohete chino parecen haber acabado, considerando que se trataba de un objeto de más de 18 toneladas el cual viajaba a grandes velocidades, pero que afortunadamente cayó sin afectar vidas humanas. 

Lanzamiento del cohete

Ocurrió desde Wenchang, en la provincia de Hainan, al sur del país, donde se lanzó la nave espacial conocida como Long March 5B, quien en su interior contenía el primer módulo para el establecimiento de una estación espacial China, cohete que cumplió este objetivo el pasado 29 de abril.

Caída

Según algunos autores, el cohete se iba a desintegrar por completo al entrar en la atmósfera terrestre a altas velocidades, mientras otros exponían que algunas etapas o restos de la estructura caerían sobre la superficie, por ello se emitieron alertas en diferentes países, las cuales no eran más que vagas especulaciones, pues era difícil predecir el evento.  

Finalmente, la Oficina de Ingeniería Espacial China anunció en un comunicado, que la primera etapa de la nave portadora de Long March 5B, había ingresado nuevamente a la atmósfera el 9 de mayo de 2021, y cayó en las aguas del Océano Índico, cerca de las islas Maldivas, destacando que la mayor parte de este se desintegró en la entrada. 

Alerta 

Las estadísticas de expertos revelaban que la desintegración iba a ser casi total, y que las mayores probabilidades correspondían a una colisión en agua, ya que el planeta se compone en un 70% de esta. Sin embargo, pese a las magnitudes de la nave y la posible pérdida de vidas, el evento se posicionó como tendencia mundial y las alarmas se activaron.

Por ello, varios representantes de la NASA, criticaron la gestión espacial China y la catalogaron de irresponsable, resaltando la importancia de la seguridad y transparencia, a fines de mantener las actividades en el espacio exterior.